<%=NBResource_01_01 %>

Nuestros escritores y editores ofrecen ideas sobre las últimas noticias, eventos, entrevistas y acontecimientos del universo de desarrollo por empredimiento. Todos los post de NextBillion se enumeran aquí y pueden ser ordenados por fecha.

lunes, 11 de febrero de 2013

Si no impacta en la Cultura, NO es Innovación Social!

por Angel Morales Figueroa

Crédito: Center for Applied Innovation Invent for Humanity

Mucho se ha escrito ya, en este y en otros portales, sobre emprendimiento e innovación social. Es por esto que en esta columna me vestiré con "ropajes ajenos" para ir  mas allá de donde suelen apuntar las "luces" cuando se habla de Innovación Social, con el propósito de indagar en el médula de este concepto.

Primero, la Innovación Social no es una moda sino una tendencia, puesto que se ofrece como un lente para entender de una manera nueva el habitar humano, basado en la lógica de igualar la relevancia de las rentabilidades económicas, sociales y ambientales, en pos de la sustentabilidad del modelo socio-productivo que tenemos. De ahí la pertinencia de proyectos como B Corp (Sistema B en América Latina), puesto que hoy el impacto social y ambiental debe ser tan importante como el financiero si queremos acabar con un problema estructural latente: la exclusión social, madre de la pobreza extrema.

Segundo, la innovación social es un motor generador de inclusión social (el antídoto de la pobreza extrema), puesto que nos permite crear oportunidades donde antes no las había, como por ejemplo, el acceso a tecnología, a micro-créditos blandos, a viviendas dignas, a nuevos trabajos, a becas de estudio, a espacios de distracción y esparcimiento, a emprender negocios propios, a consumir productos de calidad y buenos precios, entre muchos otros. De esta manera se incluye a quienes habían estado excluidos de los beneficios del sistema. Recordemos que el sustrato basal de nuestro actual modelo económico es la acumulación de riqueza y su capitalización por parte de los propietarios de los factores de producción. Esto ha venido cambiando desde los años 70, principalmente con la irrupción del Grameen Bank de Muhammad Yunus (un reconocido emprendedor social serial) y hoy, la economía acumulativa está siendo reemplazada por una economía distributiva y solidaria, donde las oportunidades de calidad llegan a más y más personas en el mundo, sobre todo a aquellas que viven en contextos de alta vulnerabilidad social.

Tercero, la innovación social al provocar cambios en la doctrina económica, poniendo en valor la rentabilidad social y medioambiental, impacta en un elemento vital para hacer sustentable este vuelco hacia un sistema sostenible: el comportamiento humano. Dicho sea de paso, el desarrollo de nuestra cultura occidental nace en torno a los mercados, lugar donde se dan los "intercambios comerciales" entre las personas (léase, en el más amplio sentido de la palabra). Por lo tanto, al modificar el modo en que las personas realizan dichos "intercambios comerciales" (entiéndase todo lo que involucra un proceso productivo), estamos cambiando su comportamiento y el modo en cómo entienden el sistema en el que se dan dichas relaciones productivas, abriendo espacio a nuevas maneras de producir, distribuir y capturar valor económico.

Cuarto, la innovación social al modificar el comportamiento de las personas que son parte de estos "intercambios comerciales", conlleva la estimulación de un entorno o ecosistema de emprendimiento e innovación social, caldo cultivo vital para el surgimiento de una cultura de la innovación, soporte esencial tanto para el nacimiento de emprendedores sociales como para la implementación de soluciones pertinentemente co-diseñadas frente a los problemas sociales identificados, lográndose así la adopción e incorporación natural de los proyectos de innovación social por parte de las comunidades a las que se busca trabajar.

Quinto, y final, si la innovación social no impacta en la cultura, no es Innovación Social puesto que su naturaleza obedece justamente a una lógica de modificación de sistemas, propiciando que la inclusión social reemplace al modelo excluyente en el que vivimos. Una cultura que valora la innovación Social da pie para el florecimiento de mayores grados de inclusión social, que para mi es un denominador común respecto de las caras de la pobreza como el desempleo, la drogadicción, la delincuencia, la desigualdad de ingresos, el enajenamiento y la alienación de las personas que ven anuladas sus potencialidades y aplastadas sus posibilidades de concretar sus sueños y ser felices, derecho humano básico que todos debemos proteger como sociedad. 

 
Y tú,  ¿qué ventajas y privilegios personales estarías dispuestos a transar por hacer un cambio cultural de impacto global?
Etiquetas:No Tags
URL amigable: 
  • Managing Partners

    William Davidson Institute
  • Sponsoring Partner

    Citi Foundation
  • Content Partners

    IADB


Archived items are not ranked by views

Facebook Twitter

Story Snapshot

CLOSE